Colores que favorecen

Antes que nada, lo primero que debes llegar a saber es si tu piel tiene un trasfondo frío o cálido. De eso dependerá qué colores van más contigo, y aunque no parezca, enterarte es muy sencillo.

Encontrar los colores que le sientan mejor a tu tono de piel es fundamental para sacarle partido al maquillaje y la ropa mientras resaltas tu rostro y facciones. Sin embargo, a veces descubrir cuáles son esos tonos no es tarea fácil, por eso, en esta nota te damos un guía súper sencilla con la que podrás tener una base a la hora de elegir y desde la cual puedes partir para expandirte al resto de la paleta de tonos. ¡Encuentra tu tono de piel y descubre cuáles son los colores y matices que te quedan mejor!



Antes que nada, lo primero que debes llegar a saber es si tu piel tiene un trasfondo frío o cálido. De eso dependerá qué colores van más contigo, y aunque no parezca, enterarte es muy sencillo. Prueba con diferentes accesorios, por ejemplo, con aretes dorados y aretes plateados, presta atención y vas a ver que en uno de los casos, tu rostro se ve más luminoso y vivo; si sucede con los plateados, tu fondo es frío y si es con los dorados, se trata de un fondo cálido. Otra forma de descubrirlo es utilizando prendas neutras.

                                                                                                          

¿Tu rostro se ve mejor con una blusa blanca/celeste, o con una blusa crema o marrón? Haz la prueba y fíjate, pues el efecto es bastante notorio. Igual si pruebas con sombras doradas/marrones, plateadas/azules. Una vez que hayas descubierto el tono de fondo de tu cutis, ya puedes pasar a elegir entre una enorme variedad de colores. Puedes tomar como referencia la siguiente gráfica donde se muestra un resumen de los tonos principales entre los que puedes elegir; ten en cuenta que no son todos, sino solo algunos de los que debes partir.

                                                                                                          

¿Tu rostro se ve mejor con una blusa blanca/celeste, o con una blusa crema o marrón? Haz la prueba y fíjate, pues el efecto es bastante notorio. Igual si pruebas con sombras doradas/marrones, plateadas/azules. Una vez que hayas descubierto el tono de fondo de tu cutis, ya puedes pasar a elegir entre una enorme variedad de colores. Puedes tomar como referencia la siguiente gráfica donde se muestra un resumen de los tonos principales entre los que puedes elegir; ten en cuenta que no son todos, sino solo algunos de los que debes partir.



Antes que nada, lo primero que debes llegar a saber es si tu piel tiene un trasfondo frío o cálido. De eso dependerá qué colores van más contigo, y aunque no parezca, enterarte es muy sencillo. Prueba con diferentes accesorios, por ejemplo, con aretes dorados y aretes plateados, presta atención y vas a ver que en uno de los casos, tu rostro se ve más luminoso y vivo; si sucede con los plateados, tu fondo es frío y si es con los dorados, se trata de un fondo cálido. Otra forma de descubrirlo es utilizando prendas neutras.