Alimentación sana

Si comes las raciones adecuadas de cada alimento, es más fácil comer de todos los grupos de alimentos sin necesidad de eliminar ninguno. 

1. Come alimentos variados

Necesitamos más de 40 nutrientes diferentes y ningún alimento por sí solo puede proporcionarlos todos. Compra alimentos frescos para cocinar y también todo lo que compras ya preparado cuida de que sea comida del día. Elije los alimentos siempre de manera equilibrada! Si almuerzas comida grasosa, en la cena trata de comer algo ligero. Y si un día comes carne en la cena, al día siguiente trata de comer pescado. 

2. Come carbohidratos

La mayoría de la gente no come los suficientes carbohidratos como el pan, la pasta, el arroz, las patatas y otros cereales. Más de la mitad de las calorías de tu dieta deben venir de estos alimentos. Prueba con el pan integral, la pasta y otros cereales para aumentar su ingesta de fibra.

3. Come frutas y verduras

Muchas personas no ingieren la suficiente cantidad de estos alimentos que proporcionan importantes nutrientes. Intenta comer al menos cinco raciones al día. Prueba comer a media mañana fruta y en el almuerzo agrégale algunos vegetales a tu menú. 

3. Come frutas y verduras

Muchas personas no ingieren la suficiente cantidad de estos alimentos que proporcionan importantes nutrientes. Intenta comer al menos cinco raciones al día. Prueba comer a media mañana fruta y en el almuerzo agrégale algunos vegetales a tu menú. 

2. Come carbohidratos

La mayoría de la gente no come los suficientes carbohidratos como el pan, la pasta, el arroz, las patatas y otros cereales. Más de la mitad de las calorías de tu dieta deben venir de estos alimentos. Prueba con el pan integral, la pasta y otros cereales para aumentar su ingesta de fibra.

4. Coma raciones moderadas: reduce, no elimines alimentos

Si comes las raciones adecuadas de cada alimento, es más fácil comer de todos los grupos de alimentos sin necesidad de eliminar ninguno. Por ejemplo, algunas raciones razonables son: 100g de carne, media pieza de fruta, media taza de pasta cruda o 50ml de helado. Las comidas preparadas pueden ofrecer un medio práctico para controlar las raciones y a menudo aparecen las calorías que contienen en el envase, lo cual ayuda a su recuento. 


“Las vegetarianas no tienen por qué abandonar su dieta, pero deben incluir alimentos que tengan proteínas”